La mayoría de hoteles de los destinos más turísticos cuentan con un sistema de protección contra incendios. Diferentes empresas, productos y servicios de formación están destinados a ayudar a los establecimientos a cumplir con las normativas en cuanto a protección contra incendios.

A estos se le suman lugares como centros comerciales, oficinas, ventilación forzada en garajes, clínicas y hospitales, logística, escuelas, talleres mecánicos, restaurantes y todo donde haya personas cuyas vidas puedan estar en riesgo durante un incendio.

Estas empresas hacen primero una evaluación de riesgos del lugar, una consultoría y desarrollan un proyecto adaptado a las necesidades de cada espacio y tipo de actividad. Así, el hotel tendrá un sistema de protección de incendios adecuado y que cumpla la normativa.

En líneas generales hay tres opciones que pueden instalarse: la protección manual con extintores, red de bocas de incendios equipadas (BIE), red de hidrantes y columna seca, un sistema de protección de incendios que supone una toma de agua en fachada, una boca de salida de agua en suelos y una boca de salida de agua en suelos con llave de bola para seccionamiento.

La segunda opción es automática, empezando por los extintores, rociadores de agua, agentes gaseosos o agua nebulizada (que rocía gotas muy pequeñas y protege mejor los equipos) y ataque en campanas de cocina.

Sin embargo, aunque la protección es fundamental, la prevención tampoco puede olvidarse. Es necesario mantener los espacios limpios a través de empresas de limpieza que dispongan del equipamiento adecuado para higienizar todas las zonas y organizar las áreas para que queden libres de obstáculos.

Written by admin

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *